Educación

La llave para combatir la crisis de seguridad.

Hoy me gustaría platicarles de una situación no tan agradable pero que nos compete a todos en el país: la inseguridad. Durante los últimos meses, México ha alcanzado un nuevo récord en delicuencia representando un aumento del 9.7% con respecto al último trimestre del 2018. Las causas son diversas e, incluso, polémicas. No obstante, existe un consenso general: una fracción importante del problema puede y debe combatirse a través de la educación.

Mucha gente podría pensar que la inseguridad se debe al número de habitantes que existen en cada país y por la falta de alcance a lo ya mencionado anteriormente; Sin embargo, Japón tiene casi los mismos habitantes que México y en el índice de Paz Mundial, se encuentra en el lugar número 9, mientras que México se sitúa en el número 140. Los índices de crimen y victimización en Japón son los más bajos entre los países industrializados; además, tiene instituciones fuertes donde el factor cultural es clave para reducir los actos delictivos. Estas instituciones, llevan un proceso riguroso en donde se le da seguimiento a la persona y el delito cometido hasta que éste quede rehabilitado.

Pero, ¿cómo logró Japón ser uno de los países más seguros del mundo? Siendo un país con leyes rigurosas y políticas de prevención del crimen. Pero creo que todo tiene un antecedente, y creo fervientemente que éste es la educación brindada tanto en el hogar como en las instituciones educativas.

Japón y México tienen sistemas educativos parecidos en cuanto a niveles y reglamentos y están regidos por una organización. La diferencia es que en el sistema de Japón, el pueblo elige al representante local de cada provincia quien se encarga del control de la educación y las instituciones que la ejercen; En México, está regido por la Secretaría de Educación Pública, quien tiene el deber de controlar la educación e instalaciones a nivel federal, por lo tanto existen zonas de difícil acceso que en consecuencia, no pueden recibir la educación necesaria para poder formarse.

México tiene la obligación de aprender sobre este tipo de ideologías, aprender a manejar su economía y dedicarle el tiempo y espacio suficiente y correspondiente a cada una de las instituciones que se encargan de formar a los mexicanos.

Como país tenemos todo el potencial para brillar como otros países, debemos ser conscientes de esto y fortalecer nuestro sistema de gobierno para poder regresarle a la ciudadadnía esa paz y tranquilidad que se ha perdido. ¿Y tú, ya estás haciendo conciencia?

Los leo y escucho como siempre en mis redes @marisolrumayor