Emprender en 2020…. Un salto de fe y una apuesta por México

Aceptar el reto de emprender no es fácil, menos cuando consideramos que alrededor de un 75% de las nuevas empresas cierran antes de cumplir su segundo año de operaciones.

Emprender es uno de los grandes retos de la humanidad y sobre todo de las nuevas generaciones; se considera como un paso para transformar nuestra vida y alcanzar nuestras metas personales. Sin embargo, a pesar del atractivo de ser independiente con la posibilidad de dedicarnos a aquello que más nos gusta, el emprendimiento aún se considera un deporte de alto riesgo, situación que disuade a grandes ideas o potenciales emprendedores de probar suerte o penetrar en el mercado.

Aceptar el reto de emprender no es fácil, menos cuando consideramos que alrededor de un 75% de las nuevas empresas cierran antes de cumplir su segundo año de operaciones según los datos publicados por la revista Entrepreneur en 2018. Esta situación ha llevado a una estadística preocupante: uno de cada tres mexicanos que quieren emprender no lo hacen ¡por miedo a fracasar! Los emprendedores nos sentimos en arenas movedizas, vulnerables y se antoja un camino solitario y muy complejo al no vislumbrar con una red de soporte publica o privada que nos provea de las herramientas y recursos necesarios para emprender con éxito sostenible.

Los emprendedores y empresarios estamos llamados a tomar el toro por los cuernos, crear nuestra propia red de soporte, compartir mejores practicas y convertirnos en una comunidad sólida, solidaria y virtuosa donde aprovechemos las fortalezas de cada uno de nosotros para subsanar nuestras flaquezas. Emprender va más allá de montar una empresa: es crear y construir constantemente, manteniéndonos actualizados en todo momento ante los cambios y tendencias socio-económicos para ofertar productos o servicios vigentes y de calidad al tiempo que movemos la economía, generamos empleos y riqueza.

Ser emprendedor, sin duda, es un camino adverso, es un salto de fe que debemos dar, apostar por nuestro país, confiando en eventualmente consolidarnos como una micro, pequeña o mediana empresa que aporte día con día su granito de arena a nuestra comunidad, nuestros empleados y nuestro México.

Una de las mejores herramientas para consolidar tu emprendimiento y asegurar su rentabilidad sustentable es la planeación estratégica adecuada para conocer a fondo las capacidades, recursos y retos con los que contará tu proyecto para enfrentarse a un futuro cada vez más incierto pero que llega con muchas oportunidades para los que nos atrevemos a innovar.

¿Estás listo para emprender con éxito en este año?

Como siempre, encantada de escucharlos y leerlos en mis redes @marisolrumayor y mi correo marisol@disruptivegovlabs.com

POR MARÍA DEL SOL RUMAYOR

@MARISOLRUMAYOR