La Disrupción en la Industria Musical

Fue hace casi 20 años, a finales de 1999, cuando Sean Parker y Shawn Fanning, lanzaron la plataforma que habría de revolucionar la forma en que adquiríamos y escuchábamos música para siempre. A través de Napster, el primer servicio de distribución de archivos de música, y que habría de originar la ola de protestas de las disqueras e instituciones de derechos de autor. A principios del año 2000, la mayoría de las empresas discográficas en el mundo iniciaron un juicio en contra de Napster que, contrario a afectarlo, hizo que la plataforma cobrara una enorme popularidad y una avalancha de nuevos usuarios.

No obstante, hacia finales del siguiente año, en septiembre de 2001, un juez ordenó el cierre de los servidores de Napster, sin embargo, la disrupción ya había sucedido, los usuarios migraron a una decena de plataformas que ofrecían los mismos servicios, y la estructura del modelo de negocio de la industria musical habría de cambiar para siempre.

Casi dos años después, Apple identificó esta disrupción y desarrolló iTunes Store, a través de una increíble negociación con los 5 gigantes de las disqueras en ese momento, lanzó la primera tienda virtual con una estrategia de ventas innovadora: la venta unitaria de canciones (tracks) por 99 centavos de dólar, por primera vez en la industria musical, el consumidor podía adquirir una canción sin comprar el álbum completo, algo que habría de redefinir la manera en que los artistas habrían de trabajar y ofrecer sus creaciones. Sin embargo, el día de este lanzamiento, el CEO de Apple, Steve Jobs, expuso que el futuro de la industria musical de ninguna manera estaba en los servicios de suscripción, refiriéndose a las incipientes empresas: Rhapsody y Pressplay, razonamiento sin duda equivocado ya que, a finales de 2008, en Suecia habría de nacer la plataforma que modificó la forma en que hemos consumido música en los últimos 10 años: Spotify, una vez más la innovación abría camino a la disrupción.

Han pasado más de 5 años desde que Spotify llegó a México, para el segundo trimestre de 2018 ha alcanzado una presencia en 65 países, y cuenta con 83 millones de usuarios en la modalidad de pago, casi 40% más que los que había declarado en el segundo trimestre de 2017; asimismo, en los últimos años algunas empresas globales como Google, Youtube, Amazon y claro, quien antes había menospreciado los servicios de suscripción: Apple, han incursionado en las plataformas de música en streaming. La industria musical parece haber encontrado finalmente, el modelo de negocio que mejor se ha adaptado a este milenio, pero ¿en verdad esta transformación termina aquí? la respuesta siempre estará en la innovación que, para fortuna de todas las industrias, no ha dejado de impulsar las transformaciones ni un solo día, no ha dejado de revolucionar el mundo de manera acelerada, y es lo que ha hecho que nuestra vida sea más cómoda, más divertida y continuamente disruptiva.