T-MEC y los empresarios mexicanos

Industrias como las farmacéuticas y la automotriz verán importantes cambios en sus dinámicas conforme se espera un encarecimiento de sus insumos y posibles bloqueos.

Por si fuera poca la incertidumbre con la que recibimos el 2020, vemos también un cambio en las relaciones económicas más cercanas de nuestro país: Canadá y Estados Unidos como consecuencia de la firma de Trump al nuevo tratado trilateral conocido como TMEC o USMCA. Si bien aún hace falta la firma de ratificación de Canadá en este tratado estratégico que reemplaza al anterior TLCAN, las arduas negociaciones al interior de los países involucrados han llevado a muchos empresarios del país a preguntarse ¿qué significa para nosotros la firma de este tratado?

De acuerdo con consultoras especializadas como PwC, de los principales elementos a revisar son los cambios de la regulación de procesos internos para exportar e intercambiar bienes, los candados anticorrupción y la transformación en la protección a la propiedad intelectual.

Industrias como las farmacéuticas y la automotriz verán importantes cambios en sus dinámicas conforme se espera un encarecimiento de sus insumos y posibles bloqueos en su intercambio y en consecuencia un alza de precios, lo que ha llevado a especulaciones negativas sobre los beneficios del TMEC para nuestro país.

Percibir el T-MEC como una amenaza es un impedimento; convertir en un obstáculo un acontecimiento que puede ser aprovechado como una oportunidad para superarnos y aumentar nuestra competitividad. Existen grandes beneficios a partir de la firma del TMEC, de los cuales se espera que entre los principales beneficiados se encuentre el sector de las PyMES dado que existen apartados específicamente orientados a ellas. El nuevo tratado plantea un reto para los empresarios mexicanos ya que pretende estandarizar procesos y calidad, buscando fortalecer el comercio regional y los productos locales para competir con productos importados de países asiáticos.

El T-MEC es una herramienta que permitirá, a las empresas dispuestas a transformarse y superar su paradigmas anteriores, transitar de modelos locales a un esquema global, donde sus productos y servicios cumplan con los requisitos mínimos para ser vendidas en la mayor parte del mundo. Es momento de mantenernos atentos de las medidas y programas de apoyo a las empresas mexicanas del gobierno mexicano Es la motivación ideal para orientar la inversión y financiamiento gubernamental hacia las PyMes, para permitirles incursionar de manera exitosa en este nuevo mercado.

En coyunturas como la que estamos viviendo, cambiar el chip es esencial para la supervivencia de las empresas. No podemos continuar haciendo lo mismo y esperar resultados distintos, sino que debemos orientar nuestras acciones, programas e inversiones para subirnos a la ola desde el inicio. Innovar o morir se ha vuelto cada vez más necesario para transitar a este nuevo escenario global lleno de ágiles cambios y nuevos paradigmas.

¿Cómo estás preparando a tu empresa para este nuevo entorno?

Como siempre, encantada de escucharlos y leerlos en mis redes @marisolrumayor

POR MARÍA DEL SOL RUMAYOR

@MARISOLRUMAYOR