¿Un bien o un mal para la humanidad?

Hemos escuchado noticias sobre estos autos que ya han comenzado a circular por las calles de algunas ciudades.

Imagina poder circular por las calles sin necesidad de ir al volante o bien, ir en la carretera sin tener que estar alerta todo el tiempo o cambiando de conductor cada determinado tiempo cuando las distancias son largas.

¿Has escuchado sobre los vehículos autónomos? Son automóviles que no tienen conductor y que son capaces de imitar, e incluso superar, las habilidades de manejo humanas. Compuestos por láseres, radares, sistemas de posicionamiento global (GPS) y otras tecnologías, cuentan con sistemas avanzados de control que interpretan cierta información para navegar sobre una ruta en específico, evitar obstáculos y hacer caso a las señalizaciones de tránsito.

Hemos escuchado noticias sobre estos autos que ya han comenzado a circular por las calles de algunas ciudades. Las interrogantes son infinitas: ¿cuándo se harán virales? ¿cualquiera de nosotros tendrá la oportunidad de utilizar alguno? ¿será pronto? ¿serán peligrosos? ¿qué pasa con aquéllos que se han probado y han tenido fallas? ¿y si no funcionan como deberían de hacerlo y en lugar de ser algo benévolo para la humanidad, son todo lo contrario?

Este automóvil continúa desarrollándose, pero como todas las nuevas tecnologías, su proceso de creación tiene áreas de oportunidad infinitas y más porque en realidad lo que se está tratando de hacer es imitar la capacidad de realizar la actividad de un ser humano.

Grandes empresas que ocupan los autos exponencialmente desean ocupar este tipo de automóviles de forma que reemplazarían el uso de choferes, con la idea de reducir costos y darle mayor seguridad a la gente que ocupe este servicio, como Uber.

La realidad, desafortunadamente para estas empresas, es que se han realizado pruebas cada vez más intensas dado que el año pasado, la muerte de una persona se vio involucrada con un vehículo autónomo que Uber estaba utilizando.

A pesar del optimismo que tienen los creadores de este tipo de vehículos, creo que aún existe una brecha amplia para llegar a comercializarlos como cualquier auto, porque bien dicen, cualquier vehículo que se ponga en circulación, sea quien lo maneje, tiene un riesgo.

Evidentemente no creo que sea algo que no se pueda llegar a alcanzar pronto, pero creo que las pruebas deben ser las más y deben de abarcar una infinidad de posibles escenarios y adecuar las tecnologías utilizadas a éstos.

La tecnología nos ha permitido cambiar radicalmente el uso de miles de artefactos y servicios, juega un papel fundamental en nuestros días porque los sigue transformando.

¿Tú que opinas sobre estos autos? ¿Crees que podamos utilizarlos pronto? ¿Crees que beneficien a nuestra sociedad, o la perjudiquen?

Los leo y escucho como siempre en mis redes @marisolrumayor

POR MARÍA DEL SOL RUMAYOR