Una razón para ser feliz

Me han preguntado ¿qué libro recomendarías o cuál te ha gustado más? Ahora pienso en que estos últimos días, semanas y meses no me han llamado la atención temas que no tengan que ver con tecnología, sustentabilidad desarrollo humano y el desarrollo de nuevos avances en salud, y esta última me genera mayor inquietud, los avances tecnológicos han sido parte y medio por el cual se ha tenido un mayor avance en investigaciones y soluciones para tener una mejor calidad de vida, si bien ahora tenemos una vida más duradera, estamos expuestos a nuevas complicaciones en temas de salud.

Esto me recuerda a una novela que leí hace tiempo y que hace dos años se cumplieron cien años de su publicación, “Die Verwandlung” por su título en alemán, mejor conocido como la Metamorfosis de  Franz Kafka, una forma cruda de relatar como un joven que trabajaba solo para sacar a flote a su familia se ve envuelto en un gran problema de transformación convirtiéndose en un escarabajo, y donde su principal enemigo es su familia que se ve envuelta en problemas económicos y que prefiere deshacerse de la gran carga que les representa su hijo en esa situación. En fin, una novela que en muchos casos puede reflejar una realidad.

Soy Eduardo Martínez, padre y esposo de una gran mujer con quien comparto la fortuna de tener un hijo (Bruno) más que perfecto para dar todo por él. Hace poco más de un año fue diagnosticado con el Trastorno de Espectro Autista “TEA”, poniéndonos en una situación muy difícil de aceptar, pero con la mejor actitud de salir adelante. Es por ello que han tenido mi atención temas de salud y tecnología, siempre buscando conocer y encontrar avances y soluciones que faciliten la vida de las personas con características especiales como Bruno, pero sobre todo buscando que a mi hijo nunca le falte una razón para ser feliz.