Y nos dicen feminazis…

La violencia hacia la mujer alrededor del mundo se ha normalizado a tal grado que deshumanizamos a las víctimas y minimizamos el crimen.

Estamos viviendo en una época donde tenemos la generación más educada de la historia, increíblemente un tema que nos taladra como sociedad son los feminicidios y los huecos que hacen evidente la desigualdad, la inseguridad, la violencia, la injusticia y la carencia de derechos donde las mujeres que somos víctimas de violación, secuestro, asesinato, violencia, discriminación no encuentran respaldo, justicia, un alto total.

La violencia hacia la mujer alrededor del mundo se ha normalizado a tal grado que deshumanizamos a las víctimas y minimizamos el crimen. Buscamos justificar a violadores y asesinos de mujeres en un esquema cotidiano, culpando a Abigail por tener un amante, a Joselin por salir vestida de manera provocadora, a Valeria por regresar con su exnovio. ¡NO SEÑORES! No se justifica de ninguna manera el asesinato de una persona. Los únicos culpables de la violencia, son los agresores y la sociedad que lo permite. No Angelina, con 13 años que fue asesinada por resistirse a la violación por parte de su padrastro.

Lo más indignante es ver como hay mayor furia en redes por monumentos grafiteados que por encontrar el cadáver violado de la madre de cuatro. Nos distraemos en debates morales sobre si son o no formas de protestar, cuando a nosotras nos agreden, matan y violan en un promedio de 78 mujeres al día. Perdemos la vida y la libertad y otros se ponen a buscar razones. Se molestan por las manifestaciones alebrestadas y, sin embargo, se burlan de las coreografías y expresiones del desagrado y el temor que vivimos día con día.

Ya no podemos callarnos ni dejar de lado el tema, tenemos que unirnos como sociedad y entender, de una vez por todas, que como sociedad somos los culpables cada vez que condonamos machismo en películas, música, pornografía o cualquier otro material. Cada vez que le dices a tu hija que no es para tanto que su compañero de escuela le haya levantado la falda, cada vez que dices: de seguro andaba ebria y por eso le pasó, te pones al mismo nivel que los agresores que acaban con nosotras.

En lo que va del año, han muerto casi 3,000 mujeres por ataques machistas, considerando únicamente datos oficiales. ¡Y nos dicen exageradas! ¡Nos dicen locas! ¡¿Nos dicen feminazispor exigir nuestro derecho a respirar y caminar tranquilas por la calle?! ¿Pero qué creen? ¡Nos pondremos peor!

Me pondré loca cada que tema por la vida de mi madre porque no ha respondido mis mensajes, cada que vea la foto de una niña de 9 años desaparecida. Nos dicen feminazis, pero nos pondremos más y más duras hasta que la sociedad y nuestro gobierno nos garanticen una vida sin riesgo a que nos violen. No es dónde estábamos. No es lo que traía puesto. ¡No es nuestra culpa!

México es el segundo país de América con más feminicidios, ¿en qué momento lo permitimos? Este es un llamado para todos ustedes. Un llamado a gritar con nuestras fuerzas y nuestras acciones: YA NO MÁS. NI UNA MENOS.

No te esperes a que sea tu madre o tu hermana la joven violada con un palo hasta morir, tu pequeña hija que encuentren desnuda en un baldío asfixiada mientras la violaban. Es momento de decir ya no más y exigir hasta que nos escuchen. NADA es más importante que una vida, es momento de recordarlo.

POR MARÍA DEL SOL RUMAYOR SILLER
@MARISOLRUMAYOR